Consejos para mantener una buena higiene dental

La cavidad bucal es un lugar del organismo en el que confluye un sinnúmero de bacterias y agentes microbianos. Los efectos de los microorganismos que crecen y se desarrollan en este medio, por lo demás, no solo afectan a los dientes, la lengua y las encías. Está comprobado que las bacterias y microbios presentes en la boca pueden afectar de forma negativa a distintas partes del cuerpo. Por ello se recomienda seguir una excelente higiene dental todos los días.

Las personas que ya poseen hábitos de higiene dental bien establecidos, por lo general, no encuentran demasiados inconvenientes para mantenerlos. Para los que aún no están acostumbrados a seguir estas prácticas, sin embargo, lo más recomendable es empezar de a poco. El primer hábito que hay que fijar es el del cepillado diario. Es importante cepillarse los dientes después de cada comida (nunca menos de dos veces por día). No olvidarse del cepillado previo a ir a dormir, dado que por la noche actúa un gran número de bacterias bucales. Consejos para mantener una buena higiene dental

Después de cada cepillado de dientes es importante hacer un pequeño enjuague bucal, en el que nos desharemos de trozos de comida que pueden haber quedado atascados. Para ello también podremos ayudarnos con un hilo dental. El hábito de usar hilo dental puede ser más difícil de adquirir. Una buena manera de facilitar la incorporación de este nuevo hábito es utilizándolo solamente una vez al día. A medida que nos vayamos acostumbrando y se vuelva algo de rutina podremos empezar a agregarlo después de todos y cada uno de los cepillados que hacemos a lo largo de una jornada (lo mismo que el enjuague bucal). Una visita al odontólogo cada seis meses, como mínimo, también nos ayudará a mantener todas nuestras piezas dentales en buena forma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *