La pérdida de dientes definitivos puede empezar en cualquier momento de la vida. Si bien los dientes empiezan con mayor frecuencia al acercarse a la vejez, muchos jóvenes sufren de problemas dentales asociados a la pérdida de dientes incluso antes de los 30 años. Actualmente existe un método de odontología estética que ayuda a resolver este problema: el implante dental.

Por medio de un implante dental el odontólogo se encarga de reemplazar una pieza dental dañada o inexistente. Para ello debe restituir la raíz del diente de forma artificial y colocar una prótesis, que puede ser distintos materiales. El nivel de éxito que se alcanza con la mayoría de los implantes dentales es superior al 90%. El uso de un implante dental (o de una dentadura postiza completa) no solo está recomendado por razones estéticas. Los dientes son esenciales para cortar y triturar los alimentos que consumimos (de ahí que deban ser reemplazados en caso de estar dañados).

 

La cirugía en la que se realiza un implante dental no suele tomar demasiado. Para que se produzca una integración ósea entre el tejido del paciente y la nueva dentadura postiza, sin embargo, puede ser necesario esperar hasta 6 meses.

 

Antes de solicitar una cirugía de implante dental es importante conocer las contraindicaciones de esta forma de tratamiento y evaluar si calificamos para esta operación. Algunos pacientes no pueden someterse a un implante dental, por lo que deben recurrir a otras opciones alternativas (como prótesis removibles o fijas sin integración ósea). Asimismo, es necesario considerar los costos individuales de cada tipo de tratamiento de odontología estética y elegir el que mejor se adecúe a nuestras necesidades. Después de la incorporación de un implante dental, por lo demás, podrá esperar una notable mejoría en su salud mental general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here