Cuando ocurre un accidente, los dientes pueden verse afectados. Son varios los casos que pueden darse y que se deben atender de manera diferente: diente roto, desplazado o arrancado. Pero los pasos a dar difieren en función del diente afectado: de leche o definitivo.

En todos los casos, se recomienda ir a un dentista de urgencia para evaluar las posibles consecuencias. Como mínimo, es necesario hacer una radiografía.

 

Un diente roto

 

Conservar el trozo desprendido y consultar al dentista en las 24 horas siguientes al golpe. Que se trate de un diente de leche o de uno definitivo, no importa, a veces se puede pegar el trozo roto. Si no fuera posible, siempre se puede reconstruir la parte desprendida.

 

Un diente desplazado

 

Consultar al dentista en las 24 horas siguientes al accidente. Si se trata de un diente de leche, una radiografía permitirá confirmar si el diente definitivo está por debajo. Si es un diente definitivo, hay que ponerlo en su sitio, a veces con la ayuda de un pequeño corrector dental.

 

Extracción dental

 

Si se trata de un diente definitivo el que se ha perdido por culpa del golpe, se trata de un caso más grave. Se debe consultar con el dentista lo antes posible. Efectivamente, el diente puede volver a ponerse en su sitio, a condición de intervenir con rapidez.

 

Para esto es imperativo conservar el diente perdido en leche o en suero fisiológico. Lo que no se debe hacer es lavarlo, ni secarlo, ni conservarlo en algodón o en un tejido. El diente nunca debe mantenerse en seco.

 

Si el niño es mayor, o si se trata de un adulto, se puede recomendar que se conserve el diente dentro de la boca, a la espera de que nos atienda el dentista. El diente debe ser manipulado lo menos posible y siempre por la parte de la corona, sin tocar las raíces. Si la encía sangra, no se debe poner un algodón, sino una compresa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here