Resulta ser que hay una serie de errores comunes que muchos de nosotros hacemos por la mañana y la noche que pueden dañar los dientes y apagar una sonrisa sana.
Averigua lo que estás haciendo mal y cómo romper estos malos hábitos para mejorar los dientes.

– No te cepillas durante el tiempo suficiente
La mayoría de la gente no invierte el tiempo lo suficiente lavándose los dientes. La mayoría de los dentistas recomiendan cepillarse durante dos o tres minutos, pero pocas personas llegan a eso. La próxima vez, marca el reloj para ver cuánto tiempo toma tu rutina.

– Te cepillas demasiado fuerte
Las posibilidades de rotura del esmalte son mayores cuando te cepillas con demasiada fuerza. Y si tienes una tendencia a apretar o rechinar, el riesgo será aún mayor.
Con una presión continua, se puede profundizar en la dentina interna de los dientes y las capas de cemento. Es más, el cepillado agresivo puede ser traumático para encías sensibles, causando la irritación y sangrado.

– Estás usando el cepillo incorrectamente
Asegúrate de comprar cepillos suaves o ultra-suaves para minimizar el daño.
Incluso cepillos de dientes de cerdas suaves pueden causar abrasiones si se usan incorrectamente.
Si tu dentista te da un cepillo especial para la limpieza de los implantes o coronas, sólo utilízalo siguiendo las instrucciones para que no interrumpan el crecimiento adecuado de las encías.
Por horrible que pueda parecer, el cepillo de dientes puede ser un verdadero refugio para los gérmenes, incluyendo estreptococos y estafilococos. Debes reemplazar tu cepillo de dientes cada tres meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here