Es una enfermedad de causa multifactorial y para que la enfermedad se produzca, deben de coincidir a lo largo del tiempo una flora bacteriana cariogénica, un huésped susceptible (diente) y un sustrato (azucares).

Bacterias como las Streptococci mutans y Lactobacilli, se pueden transmitir de padres a hijos. Estas bacterias son cariogénicas (provocan caries), crean una película pegajosa (placa dental) en la superficie de los dientes, se alimentan de carbohidratos fermentables (azúcares y otros carbohidratos provenientes de la comida y la bebida) y los transforman en ácidos. Estos ácidos disuelven minerales como el calcio y el fosfato de los dientes (desmineralización). produciendo la destrucción de los tejidos duros dentales, esmalte y dentina, hasta alcanzar los vasos y nervios de la pulpa. Cuando esto ocurre se origina dolor, infección e impotencia funcional.

La saliva arrastra los restos de comida que quedan en la boca, neutraliza los ácidos producidos por la placa bacteriana y aporta calcio y fosfato a los dientes (remineralización). La saliva también actúa como depósito para el flúor de la pasta de dientes o de las aguas fluoradas. El flúor remineraliza los dientes e inhibe la producción de ácidos bacterianos, lo que reduce o frena el proceso de caries.

Las caries sólo se producen cuando el proceso de desmineralización supera el de remineralización durante un cierto período de tiempo. Para que esto no ocurra debemos cepillarnos los dientes después de las comidas para eliminar la placa bacteriana y usar pastas y colutorios con flúor.

La caries dental afecta a los tejidos duros del diente: esmalte, dentina y cemento; y puede manifestarse clínicamente por cambio en la coloración dental, por la aparición de una cavidad en el diente, por dolor espontáneo o ante diversos estímulos, e incluso por halitosis y/o retención de comida entre los dientes.

¿Por qué hay personas que tienen más facilidad para tener caries?

La predisposición a las caries varía entre los individuos debido a varios factores:

– El tipo y la cantidad de las bacterias como las Streptococci y Lactobacilli en la placa que producen ácidos en mayor cantidad, lo que aumenta el riesgo de caries. Algunas personas tienen niveles más altos de estas bacterias debido a una higiene bucal inadecuada o insuficiente.

– La cantidad y la calidad de la saliva: Un aumento en el flujo salival reduce el número de bacterias y aumenta la dilución de los ácidos. Hay personas que presentan una saliva con más capacidad para neutralizar los ácidos en la cavidad bucal.

– Frecuencia de ingesta de sacarosa: Alta frecuencia de sacarosa en la dieta, produce un bajo pH de la placa durante todo el día.

– Mala higiene oral: Gran cantidad de placa en los dientes, significa muchas bacterias que  producen  ácidos (pH bajo = desmineralización).

¿Por qué hay dientes que tienen más facilidad para tener caries?

La predisposición a las caries varía entre los diferentes dientes dentro de una misma boca por estos factores:

–  La estructura de los dientes. Por ejemplo, algunos dientes pueden tener agujeros, pequeñas grietas o fisuras que permiten la filtración de ácidos y bacterias más fácilmente.

– La cantidad y la calidad de la saliva determinan los índices de remineralización de los dientes. Por ejemplo, se suelen encontrar relativamente pocas caries en la parte delantera inferior de la boca, donde los dientes están más expuestos a la saliva.

¿Cuáles son los factores que afectan al desarrollo de caries?

1) Los factores individuales:

La forma de los dientes, el tipo y la cantidad de las bacterias presentes en la boca, y la cantidad y la calidad de la saliva. También tienen mayor predisposición a padecer caries las personas con factores hereditarios, endocrinos o inmunológicos, cuando sus defensas están más bajas.

2) Higiene bucal y uso del flúor:

En los últimos años ha habido una reducción en la incidencia de caries en la mayoría de los países europeos, debido a un aumento de la higiene bucal y del uso de pasta de dientes con flúor, combinado con revisiones dentales periódicas.

El flúor inhibe la desmineralización, fomenta la remineralización y aumenta la dureza del esmalte de los dientes, haciéndolo menos solubles a los ácidos y por tanto ayuda a prevenir y controlar las caries.  Se puede suministrar de manera tópica en casa mediante pasta de dientes y enjuagues bucales o en la consulta regularmente en forma de geles o esmaltes(recomendada en niños con un alto riesgo de caries).

Las revisiones dentales regulares pueden ayudar a detectar y controlar problemas potenciales. Controlar y eliminar regularmente la placa ayuda a disminuir la incidencia de caries, ya que la cantidad de ácidos formados será insignificante y no se producirá la caries.

3) Factores de la dieta:

Los alimentos que más influyen en la etiología de la caries son los Hidratos de Carbono (H de C) o azúcares, debido a que tienen un bajo peso molecular y son fácilmente solubles, por lo que son perfectamente asimilados por las bacterias de la Placa Bacteriana. El más cariogénico es la Sacarosa

Las características físicas de un alimento, especialmente los que se pegan a los dientes aumentan el riesgo de caries. Cuanto más tiempo se queden los alimentos que contienen carbohidratos alrededor de los dientes, más tiempo tienen las bacterias para producir ácido y mayor es la posibilidad de desmineralización. Al igual que los dulces y golosinas, la pasta, el arroz, las patatas fritas, las galletas, las frutas e incluso el pan pueden iniciar el proceso de desmineralización.

El número de ingestas (consumo de comida y/o bebidas) con carbohidratos no debe ser más de 6 veces al día. La desmineralización dura 20 o 30 minutos, o más tiempo si hay restos de comida que permanecen en la boca, desde que empezamos a comer o beber. En los períodos entre las distintas ingestas,  la saliva actúa para neutralizar los ácidos y ayudar en el proceso de remineralización. Si se come o se bebe frecuentemente, no le damos tiempo al esmalte de los dientes para remineralizarse completamente y las caries comienzan a producirse. La caries del biberón o caries de la lactancia es una patología en la que los dientes de los niños se carean debido a una exposición frecuente y prolongada a bebidas con azúcares o a que se acuesta a los niños con biberones de leche o zumo.

4) Tiempo:

La caries necesita tiempo para desarrollarse. Es decir, si tenemos los anteriores factores pero realizamos una eficaz limpieza de la placa bacteriana, no daremos tiempo a que se desarrolle dicha caries.
Pero aquí podemos englobar igualmente la edad, pues no es lo mismo el ataque de la Placa en un diente joven que está aún poco mineralizado, que en un adulto. En los jóvenes las caries son mucho más agresivas y veloces que en los adultos.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here