Une enfermedad frecuente, caracterizada por la inflamación y el sangrado de las encías, y que a su vez suele ser poco tratada, es la gingivitis.

Ya que es una infección indolora, suele pasar desapercibida, incluso para los propios afectados, pero sus consecuencias pueden resultar irreversibles. Una  adecuada higiene y salud bucal y un tratamiento precoz, es la mejor solución para evitar la pérdida de dientes y otros trastornos, como el infarto de miocardio.

La gingivitis es una de las causas mas comunes de las enfermedades periodontales, que afectan a los tejidos que rodean y sujetan a los dientes y que suelen provocar inflamación e infección en las encías. Los afectados no son conscientes de su existencia, ya que no se presiente un dolor intenso, pero se puede notar a través de hinchazón, enrojecimiento y sangrado de las encías como característica principal.

Si la gingivitis tiende a evolucionar, suelen aparecer otros síntomas como son la movilidad y separación de los dientes; retracción de las encías, así como el aumento de la sensibilidad al frío, mal aliento y aparición de flemones, también se puede provocar la pérdida de las piezas, por inestabilidad o porque se caigan por sí solos.

Los síntomas son halitosis o mal aliento, por la expulsión de bacterias o por acumulación de pus en los flemones; el sangrado de encías, especialmente por pasar el cepillo, por la existencia de infección;  movilidad de los dientes o alteración en la encías por presencia de encías de color rojo brillante o hinchadas.
Es conveniente llevar a cabo una dieta sana y adecuada que incluya las principales vitaminas, para evitar la aparición de la infección y una adecuada higiene oral, que debe incluir el uso habitual de la seda dental una vez al día y la visita periódica al dentista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here